Masaje Yoni, el Tantra de la Sexualidad Femenina

¿Qué es el masaje Yoni?

masaje yoni

La palabra Yoni proviene del Sanscrito y quiere decir “Espacio Sagrado” o “Templo Sagrado” y es utilizado para, desde el más absoluto respeto y amor, referirse a la vagina. En el masaje Yoni interactúan dos personas exclusivamente, la mujer que es la receptora y la pareja que ejerce de donante. En este masaje, aunque altamente erótico, el objetivo a alcanzar no es que la mujer llegue al orgasmo, sino que consiga placer y relajación, aunque el final con toda probabilidad se alcance el éxtasis sexual con la eyaculación femenina.

El secreto del Tantra para Mujeres

Es este un masaje tántrico para mujeres, muy erótico que se centra en los órganos genitales femeninos y que persigue el crecimiento personal a través del placer sexual. Una vez alcanzado ese estado de relajación sexual total, el placer en la relación, en el momento del acto, podrá alcanzar cotas inimaginables. Se considera un masaje ideal para ponerlo en práctica en pareja donde ya exista una relación profunda e íntima, y sea por tanto más fácil avanzar en este sentido.

¿Cómo se realiza el masaje Yoni?

Debemos comenzar creando un ambiente agradable, relajante, conocido… seguir con una temperatura adecuada y accesorios a los que poder recurrir para acomodar nuestra postura, como pueden ser almohadas o cojines. Tomar un baño, saber que no hay prisas, sentirse limpia y vacía en relación a intestinos y vejiga, pues son elementos que ayudarán a conseguir la deseada relajación y desconexión.

Una vez que la mujer se tiende de espaldas con el torso levemente elevado con un cojín para que pueda contemplar fácilmente a su pareja y a sus genitales, con otro cojín bajo las caderas y los miembros inferiores separados y flexionados por las rodillas, se deberá iniciar una respiración pausada y rítmica, para que ambos protagonistas confluyan en ritmo y relajación, todo esto sin abandonar las caricias, besos y miradas de complicidad que deben estar siempre presentes.

A continuación, se verterá algo de aceite en el montículo del Yoni, conocido como Monte de Venus por la mayoría, lo suficiente para que resbale por sí solo por los labios mayores. Comenzaremos a masajear muy lentamente cada labio externo utilizando solamente el pulgar y el índice, deslizándonos hacia arriba y hacia abajo, cubriendo toda la superficie del labio. No debemos olvidarnos de preguntar dulcemente si lo estamos haciendo bien, si presionamos los suficiente o nos estamos pasando, procura que no desparezca la conexión, por lo que deberemos estar mirándonos a los ojos, sonriendo, asegurándonos de que los dos vemos lo que estamos haciendo. Sigue con esta actitud y pasa a los labios interiores mientras tu pareja se sigue relajando cada vez más.

Tranquilamente, sin prisas, llegaremos al clítoris, un aparato cuatro veces más sensible que el miembro viril. Lo acariciaremos suavemente en sentido de las agujas del reloj en primer lugar, después cambiaremos de dirección. Lo apretaremos suavemente entre el pulgar y el dedo índice.

Despertar la Sexualidad Femenina con Suavidad

Lo que queremos es provocar sensaciones, no llegar al orgasmo, por lo que, si se anima, haz que vuelva a relajarse, controlando la respiración y retrocediendo en nuestra velocidad. A continuación, podremos meter el dedo medio de nuestra mano derecha y masajear el interior de la vagina.

Utilizaremos la palma de la mano para seguir masajeando el clítoris, doblaremos el dedo en el interior, en esa área esponjosa que encontraremos se localiza el punto G de la mujer, masajéalo muy suavemente en círculos, de lado a lado, hacia adelante y hacia atrás, con el pulgar presiona el clítoris, la otra mano la puedes usar para acariciar y dar confianza y cariño a tu pareja. Si continúas así, podremos culminar con un orgasmo que será realmente intenso y se producirá finalmente la eyaculación femenina.

Es muy útil ir avisando a nuestra compañera del siguiente paso que vamos a acometer, con palabras y un tono muy dulce le diremos qué vamos a tocar o cuándo vamos a introducir los dedos, para que ella sepa lo que va a llegar y no se sorprenda, aunque sea placenteramente, puesto de lo que se trata es que no se pierda la sintonía de calma y relajación que se ha creado. Esta última parte es vital para estimular la sexualidad femenina y llevarla a su máximo potencial.

En este masaje, tranta para mujeres, es importante la comunicación, por eso ella tiene que mirar y tú tienes que hablarle. Tu posición también es importante, debes colocarte en medio, frente al órgano sexual femenino, para poder realizar el masaje vaginal con facilidad. Cuanto más cómodos estemos, mejor realizaremos estos ejercicios, especialmente positivos y útiles para aquellas mujeres que sufren anorgasmia o frigidez.

POSTS RELACIONADOS

Aunque, por regla general, el masaje tántrico para mujeres tiene una asociación más o menos directa con el sexo, cuando hablamos del tranta para mujeres podemos referirnos exclusivamente a otros beneficios directos sobre la salud, pues según los expertos no solo se usa para despertar el deseo sexual, también tiene otros atributos relajantes y curativos. La sexualidad femenina abarca muchos aspectos físicos, mentales e incluso espirituales…

Mucho se ha hablado sobre las formas de satisfacer a una mujer en la intimidad, hacerla alcanzar el orgasmo o simplemente brindarle un momento de relajación y placer. Los especialistas en sexualidad femenina, ya sean sexólogos o gurús del sexo, han hablado siempre de los masajes y de su importancia durante el acto sexual o previo a ello…

La palabra clítoris ha sido víctima del oscurantismo y la censura durante décadas ya que no se consideraba importante la satisfacción sexual de la mujer. Hasta el punto de limitar la sexualidad femenina a la reproducción. Con el tiempo y la normalización de las prácticas sexuales saludables se ha dado a conocer como el lugar más importante de la zona intima en la mujer y gracias al cual pueden alcanzar el orgasmo femenino más rápido…

El sistema nervioso central es el responsable de que los adecuados estímulos corporales puedan generar una serie de impulsos eléctricos que recorren el cuerpo y la médula espinal. Esto lo conocemos como orgasmo, ya sea en hombres o mujeres sucede de la misma manera, sin embargo el orgasmo femenino sigue siendo objeto de estudio y curiosidad…

Durante mucho tiempo se pensó que se trataba de orina, pero recientes estudios han demostrado que se trata de una secreción totalmente diferente. Este líquido es expulsado por la vagina durante el acto sexual para una mayor lubricación ante la penetración…

La descripción simple de esta condición habla de incapacidad de la mujer de obtener un orgasmo, ya sea por una situación física o psicológica. Esta falta no se asocia con la sensibilidad, una mujer puede estar debidamente estimulada, lubricada y satisfecha con el acto sexual pero aun así no logrará llegar al orgasmo femenino

El término frigidez es utilizado para identificar a mujeres que, por razones físicas o psicológicas, no pueden experimentar ningún tipo de placer sexual, ya sea excitación erótica o algún tipo de reacción orgásmica. Se reconoce a la frigidez o la anorgasmia femenina como una condición que puede ser tratada y combatida a través de la terapia sexual y otros métodos especiales…

El punto G es uno de los lugares en el cuerpo de la mujer de mayor interés para los hombres, saben y reconocen que es una zona de alta sensibilidad y que a ser estimulada puede causar placer en su pareja. Esta zona rugosa de apenas unos 2 centímetros de extensión es la responsable de producir el orgasmo de punto G y la eyaculación femenina